Te quiero…

Te quiero sin explicaciones,
llamando amor a mis sentimientos
y besando tu boca para emocionarme,
te quiero sin motivos y con motivos,
te quiero por ser tú.

El verso más bonito del poema
más corto sólo tiene dos palabras:
¡Te Quiero!

Cuando te vi, tuve miedo de mirarte,
cuando te miré tuve miedo de
quererte y ahora que te quiero,
tengo miedo de perderte.

Si mi alma fuera pluma y mi corazon
tintero, con la sangre de mis venas
escribiria te quiero.

Entre la pasion y el
deseo hay un punto de
interferencia…
el amor.

Muy frecuentemente las lágrimas
son la última sonrisa del amor.
Si la pasión,
si la locura no
pasaran alguna vez
por las almas…
¿De qué valdría la vida?

La lluvia y las lágrimas
son las corrientes que
lavan la mugre de la vida.

La muerte no llega más que una vez,
pero se hace sentir en todos
los momentos de la vida.

Los suspiros son aire y van al aire.
Las lágrimas son agua y van al mar,
dime mujer, cuando el amor se olvida,
¿sabes a donde va?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *